17.3.08

Más Sonar (solicited)

Dice un Anónimo (imagino que involuntario) en el post del Sonar: José Manuel, ¿por dónde van los tiros? Tu comentario no aporta luz alguna. Estaría bien abrir el debate en lugar de encender una mecha que anime al akelarre, digo yo...

Es una sugerencia de justicia, sobre todo porque el Sonar ha sido quizás el evento español más importante en la historia de la música digamos pop. Benicassim, por ejemplo, puede ser un gran festival, pero Sonar, durante mucho tiempo, ha sido algo único.

El problema de Sonar surge de su propia estructura. Cuando nació, cualquier tipo de música electrónica interesante era también avanzada, fuera IDM, Experimental o de Baile. Con el tiempo esto ha cambiado y hay muchos lugares donde escuchar y bailar lo que antes solo se podía en el Sonar.

Esta es una historia, que una de las patas sobre las que se apoyaba el Sonar ha dejado de ser exclusiva y, de hecho, hay muchos raves o parties con programas tanto o más atrayentes que los ofrecidos en Barcelona.

Otro problema viene de la gestión económica. Hace ya muchos años se tomó la decisión de impulsar sobre todo la venta de abonos que dan derecho a asistir tanto a las sesiones de día como a las de noche. Esto tiene sentido financiero, pero con el tiempo ha logrado que el día se haya convertido en una especie de chill out de gente que se pasó bastante la noche pasada y que raramente están a lo que están, sino más bien a charlar y a prepararse para la siguiente noche. Esa no era la intención, claro, pero lo cierto es que la parte en principio más avanzada del Sonar se ha convertido en un batiburrillo.

Respecto a este año. Lo que se vende es una especie de Sonar Femenino, con presencia de 19 mujeres que hacen música. Esto estaría muy requetebién si no fuera por la ausencia de prácticamente todas las mujeres que hacen algo de verdad avanzado hoy en día. Tenemos a Camille, muy bien el año pasado, algo menos este. Miss Kittin, que la han visto hasta en Moscas del Páramo (León), Goldfrapp con posiblemente su peor disco, MIA que le pasa lo mismo que a Miss Kittin, Leila...

Solo hace falta echar una ojeada alrededor para darse cuenta de la infinidad de mujeres infinitamente más "avanzadas" que las aquí propuestas. Luego ofreceré nombres, pero antes me gustaría significar que esta presencia femenina no parece tener mayor coherencia. No parece que las mujeres aparezcan siguiendo algún motivo, sino de forma desperdigada en la programación, de donde cualquier intención programática, reivindicativa u otras que puedan ocurrirse, se diluyen por completo.

Lo que sorprende todavía más es que la muy poblada facción de mujeres que hacen música avanzada no haga acto de presencia. No pretendo ser en lo absoluto exhaustivo pero nombres como Barbara Morgenstern, AGF, Peaches, Chicks on Speed, Cobra Killer, Kevin Blechdom, Solex, Burbuja, Judith Juilleriat, People Like Us, Kaffee Mathews, Andrea Neumann, Hanin Elias, Matja Ratke… por no hablar de clásicas como Eliane Radigue, Pauline Oliveros o todas las hijas de no wave neoyorquina. Ni están ni se las espera. Alguna ha estado en algún otro Sonar, pero si se pretendía una llamada de atención, prescindir de su presencia en bloque parece un poco raro.

También es posible que esto de las mujeres sea un simple reclamo, algo que lanzar a los medios de comunicación para que tengan algo que decir. Pero que en realidad no exista mayor intención que la de realizar una programación posible y más o menos decente.

Y es que si uno mira lo que viene en masculino, tampoco es como para tirar cohetes de excitación. Si se compara la programación de este Sonar con la del Primavera Club, se aprecia una paradoja divertida: mientras al festival pop (el Primavera) está llenito de cosas últimas y de clásicos igual de interesantes y rompedores, el festival avanzado (Sonar) parece estancado en reciclados o novedades sin mayor trascendencia.

Mira que lo siento, porque he ido yendo religiosamente a todos los Sonar hasta hará unos cuatro años, incluso participé en el segundo poniendo música. Me sigue pareciendo un festival necesario. Y no solo eso, tengo respeto y cariño de veras a quienes lo llevan a cabo. Pero este Sonar, como los dos anteriores, son eventos flojos conceptual y programáticamente. Por eso dije que afú.

11 comments:

Anonymous said...

José Manuel, leo con atención tu último post y es justo agradecerlo. Algo de esa luz requerida sí que arroja. Se vierte opinión. Otra cosa es que el debate se abra y que éste discurra.

No sería apropiado que yo animara ese debate, entre otras cosas porque tú ya me conoces (o me intuyes, o eso creo) y convendrás conmigo después de estas líneas en que sería poco serio: no es la primera vez que me chocan tus comentarios ni tampoco la primera que los intento discutir contigo. La última, hace unos meses tras la presentación del libro de un amigo común. Vamos a dejarlo ahí, porque no es de mi interés abrir aquí un consultorio, sino simplemente exponer algunos puntos de vista que creo que faltan en tu enfoque.

1. Proponer una reflexión sobre si el factor femenino existe o deja de existir en la música de nuestros días es simplemente eso: una propuesta. Aquí no se pretende adoctrinar, solo provocar (tómese en el sentido más rigurosamente etimológico del término). Ya es bastante, con el panorama que tenemos, hacer el esfuerzo de proponer algo más que un line-up. No veo qué tiene de malo que esa intencionalidad dé que hablar: para eso es.

2. Confundir el incentivo de los abonos con una degradación del público que asiste a Sonar de Día es poco acertado. Primero, porque financieramente no supone ninguna ventaja para la organización. Y segundo, porque no es escusa decir que a uno le molesta disfrutar de un concierto rodeado de cierto tipo de público para así evitar ya el esfuerzo de rastrear los entresijos de la programación. Se podrá tener mejor o pero acierto en seleccionar los artistas, pero desacreditar un festival porque a uno no le gusta el público... hombre, no es serio.

3. Si son todas las que están o si faltan las que tú crees que faltan es solo una cuestión de memoria y, sí, también de gustos . AGF, Chicks on Speed, Peaches, Kevin Blechdom, Burbuja, People Like Us, Hanin Elias, Kaffee Mathews, Matja Ratke… todas ellas han estado en el festival. La mayoría, por no decir todas, han pasado por Sonar para dar lustre meses o años después al cartel de otros eventos y festivales que, fíjate qué curioso, son ahora ejemplo a seguir. Lo dicho, a veces la memoria hay que invocarla.

4. Alegrémonos de que en un pueblo de León también tengan dj's pinchando en sus plazas o sus raves. No caigamos en la arrogancia de pensar que aquello que gusta en provincias ya no es propio de una capital. Si a un festival lo desprendemos de su carácter hedonista podrá seguir siendo un festival, pero desde luego dejará entonces de ser Sonar.

5. Y acabo. Un festival es para lo que es y no toda la vida tiene que servir para lo mismo. Vamos a dejarnos ya de si ésto o aquello es necesario, o de si éste o áquel tienen la obligación de ser prescriptores in eternum. ¿Por qué Sonar siempre tiene que rendir más? ¿Por qué siempre parece tener mayor interés (o morbo) cargarse a Sonar que a cualquier otro festival? ¿Por qué la mediocridad de otros es tolerable y la amplitud de miras que pretende Sonar es cuestionable?

¿A que da mucha pereza contestar a esas preguntas? Pues eso.

De nuevo, gracias por tu tiempo y, sea como sea, por animar el patio.

Salud.

Malicia Cool said...

Supongo que aquí nadie me puede informar del Summercase, con Sex Pistols, Stranglers... ¡Me vas a matar por arqueóloga, JM!! Por cierto, que ya tenemos el master de nuestro disco; hay un par de temas en MySpace, y si quisieras quedábamos y lo escuchábamos.

Besos.

Eselsdistel said...

Pues yo estoy perfectamente de acuerdo. Un festival que se ha ganado su prestigio por ofrecer beluga no puede pretender mantenerlo vendiendo gulas de Aguinaga. Si al Sónar le ha dado fama el estar al frente de la vanguardia de la música electrónica de consumo. Lo contrario se puede considerar aburguesamiento, atocinamiento, inmovilidad, desnaturalización, o sencillamente una burra muy bien vendida, porque mucha gente continúa yendo y siguiendo el Sónar por -aunque suene cruel- "el valor de la marca". Ver a un hatajo de divas madonnizadas con propuestas musicales manidas escondidas bajo un manto de sofisticación estética como puedan ser Goldfrapp o Roisin es a día de hoy pura mediocridad, no sólo en un supuesto adalid de la modernidad, pero si tanto seduce el parné, pues habrá que apechugar con las críticas.

Tempranillo said...

Yo pondria a Gudrun Gut en esa lista, peazo de disco su ultimo I put record on

J.M. Costa said...

No voy a discutir las afirmaciones de Anónimo. Están bien expresadas y son plausibles. Eso no quita para que muchos consideremos que la deriva del Sonar en estos últimos años es hacia menos excitación e interés.

Yo pienso que tras todos estos años, quizás haya llegado el momento de replantearse el festival. Para mi desgracia, me tengo prohibido de toda la vida explicarles en una crítica a músicos u organizadores lo que deben hacer. Eso equivaldría a una falta de respeto y una injerencia profesional. Digo desgracia porque cosas se me ocurren y dan ganas de soltarlas.

En términos generales pienso que un festival más temático, más abierto a músicas avanzadas que no sean electrónicas, mayor separación del día y la noche, extensión de lo más experimental a las noches de Barcelona, un nuevo estudio del público potencial, una redefinición de lo que puede significar el Sonar hoy en día... daría un acontecimiento más en relación con las expectativas que despierta. El Sonar debe medirse respecto a sí mismo. Es su grandeza y es su cruz.

Little Turtle said...

pues es algo que pensé que no era muy cuestionable. el nivel cualitativo del sonar, esta mas que demostrado, esta muy muy a la baja. si hablas con gente que lleva acudiendo al evento desde los comienzos, es algo que te confirman: el sonar de dia no es ni la sombra de lo que fue, es algo inopinable.

que el publico del evento se ha democratizado a fuerza de bajar el listón también es evidente. entrar a valorar la función que el publico tiene en este nuevo artificio no es muy difícil, que quizás se podía haber hecho de otras maneras y manteniendo el nivel también. el sonar había sido un festival que hace unos años alcanzo cotas de afluencia y calidad inimaginables. de ese lugar a esta parte la cosa ya la conocemos todos.

Xperimental said...

Probando...

Xperimental said...

Sinceramente y sin querer herir sensibilidades ni faltarle al respeto a nadie con mis afirmaciones, estoy con Costa.El caracter innovador y descubridor del Sonar ha muerto.

Repasando el cartel del Sonar...hecho en falta estilos, MUCHOS. Analizandolo solo veo artistas pertenecientes a la new wave electro francesa ( Justice, DJ Medhi y casi todo ED BANGER) que tan de moda esta.

Antiguos "no experimentos" ahiphopados ( Antipop consortium,MIA...)

Electro, electro y mas electro.

Que hay de experimental o innovador en todo esto?

Donde estan ( aparte de Ove-naxx y Dj Scott Egg) las propuestas menos bailables y con mas fundamento...o "partículas" que diria un cybercompañero musical.

Sinceramente , desde mi humilde punto de vista, Sonar ha traicionado (con esta tendencia de las ultimas ediciones) esa promesa tácita que todos leiamos entre lineas:

AQUI IMPORTA LA MUSICA, NO LO COOL QUE SEAS.

Ahora miro a Sonar y solo veo pseudomodernismo con ganas de sudar en la pista de baile. Y, quieran o no quieran admitirlo, la zona de dia es un chill-out resaquero para los desfasados del dia anterior.

Como dato empírico, la mayoria de amantes de la musica electronica, no de la fiesta que la acompaña en la acepcion DE BAILE, no ira al Sonar. Iremos al LEV FESTIVAL en Gijon, la diferencia de gusto en el cartel es alarmante: M83,Clark,Deadbeat,Ed Chamberlain...

Y ademas, apoyan a los nuevos valores españoles...que puestos a pedir, seria de gran ayuda.Es curiosa la tara patria de no promover laa escena y despues quejarse amargamente de la inexistencia de productores nacionales. Se nos afloja el recto con cualquier producto extranjero y ni siquiera sabemos de la existencia de productores nacionales.Sonar podria ayudar mucho...

Fractales saludos

the cosmogonic escrotolitum said...

bueno, es que barna es hoy 90% de modernismo vacuo y ganas de sudar como locas en la pista de baile-como madrid en un 80%...
el sonar está en progresiva consonancia con este, a su vez progresivo desinterés por el riesgo
progresivo es la palabra
(viva Focus, hi)

Anonymous said...

Creo que lo que has dicho antes es cierto, y se lo ha ganado a pulso durante años de buena labor: Sónar debe medirse a sí mismo, y esa es su grandeza y su cruz. También me parece que está dando bandazos extraños en los últimos tiempos, que eventos competidores pueden robarle la importancia decisiva que tuvo en su día, y que, como se ha dicho antes en los comentarios, ha cambiado mucho la programación y la actitud de los visitantes al Sónar de día. Con todo, y con el valor de marca que aún posee, es un festival que puede variar su rumbo -de nuevo hacia las músicas avanzadas, por ejemplo- sin perder afluencia ni respuesta mediática. Sin saber cuáles son sus finanzas, lo que podría explicar en parte sus compromisos de programación, siempre da la impresión de ser un fenómeno rentable.

Lo de especial chicas #08, hip-hop, tropicalismos cibernéticos o las etiquetas que se destaquen cada año, lo veo más como una salida perezosa del departamento de prensa que otra cosa. En Valencia ya vamos a tener, o no,otra edición de Observatori. No estaría nada mal que este tipo de conversación existiera. Habría significado que ha habido algo realmente importante, durante unos cuantos años seguidos, que se echa de menos.Un saludo.

carlos maiques

Malicia Cool said...

por favor, jose, avísame cuándo te llegue mi disco que cada copia vele unos 8000 millones de dólares americanos sin numerar.

gracias y un beso,

alicia XX